martes, 5 de marzo de 2013

Alitas de Pollo con salsa Barbacoa

Otra receta de las fáciles y para chuparse los dedos

(esta vez de forma literal que esto se come con las manos)

Las hago en el horno, también se pueden hacer en una parrilla a la brasa,
pero en casa es lo que tengo a mano, aunque calentar el horno
para sólo esto puede ser caro se puede aprovechar el calor para 
hacer al mismo tiempo unas patatitas asadas para acompañar

INGREDIENTES

Alitas de Pollo
Salsa Barbacoa
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal













PASO A PASO

1. Ponemos a calentar el horno a 220ºC calor arriba y abajo. En una fuente ponemos nuestras alitas de pollo lavadas, limpias y sin plumas con la piel hacia abajo.

Salamos y ponemos un hilo de aceite de oliva por ambos lados, muy poquito ya que ellas mismas soltarán su grasa durante el horneado.
2. Metemos la fuente en el horno a media altura, si tenemos la opción de calor arriba y abajo con ventilador la podemos poner ya que ayuda a que queden más crujientes.
3. En un vaso ponemos dos cucharadas de salsa barbacoa.

Si hace falta más la añadiremos, pincelar con el ingrediente en un vaso es mucho más sencillo y además te permite dejar el pincel sin manchar mientras haces otras cosas.
4. A los 15 minutos las alitas están parcialmente cocinadas.

Tened en cuenta que los tiempos de horneado variarán según el tamaño de las alitas.
5. Pincelamos la salsa barbacoa sobre las alitas de forma generosa y cocinamos durante 15 minutos más.
6. Pasado este tiempo damos la vuelta a las alitas dejando la piel hacia arriba, pincelamos de nuevo con salsa barbacoa de manera abundante.

Subimos la bandeja dentro del horno y encendemos el grill.
7. Doramos las alitas hasta que estén a nuestro gusto.

Hay que vigilar ya que se doran en seguida.
8. Con el grill conseguimos que la salsa barbacoa se caramelice y la piel quede crujiente.

¿Os gustan las alitas picantes? Simplemente podemos añadir unas gotas de tabasco a la salsa barbacoa y mezclamos bien antes de pincelar.
9. ¿Estáis listos para chuparos los dedos?

¡Espero que sí